Historia

Un buen día, hacia el año 1976, Pepe, Victor, Elvira y M ª José Pujol, que trabajaban juntos en una escuela en la Avenida Vallvidrera de Barcelona que entonces se llamaba “Colegio Ave María” , decidieron empezar una historia muy bonita. Cogieron unos niños, entre ellos Pablo, Gregorio, Juan Carlos, para ayudarles a estudiar, y así, todos juntos, abrieron la escuela de educación Especial Taiga.

Los niños y los profesores se lo pasaban tan bien y aprendían tanto que pronto vinieron otros alumnos a estudiar con ellos. Tantos vinieron: Josep, David, Alberto, Montsita, que la torre de la calle Iradier donde estaban se quedó pequeña, y lo encontraron otra más grande y más bonita muy cerca de allí, el calle Pomaret.

También vinieron nuevos profesores; Asun, Miguel, Astrid Plantada, que enseñaban animados. Los chicos estudiaban y se preparaban, pero era muy difícil encontrar trabajo al acabar los estudios.

Entonces, pensando y pensando, M ª José y Carmen Rodenas llamaron Toni para que viniera a enseñar a los alumnos a imprimir en serigrafía.
Con este oficio creían que podrían ganarse la vida, y tanto se lo creyeron que abrieron ellos mismos en el año 1992 el Centro Especial de Trabajo Icària Arts Gràfiques, ahora en gráficas “tiran del carro” Enric Martínez y Rosa Pedrero, Jaime López… poco a poco y con la ayuda de todo el mundo hemos ido encontrando clientes y se puede ir contratando alumnos.

Pero había un grupito que no podían trabajar y por eso abrimos el Centro Ocupacional Bogatell con una labor muy pionera sobre la calidad de vida y la planificación centrada en la persona.

En 2004 tuvimos la idea de montar un centro especial de trabajo de Hostelería y restauración y así nació el Inout Hostel, ahora Daniel Rozas y Noemí Caparrós consolidan esta innovadora idea.

Todo esto se estaba haciendo tan grande que decidimos que todo el mundo debía participar: padres, madres, maestros, trabajadores, i así nació Icária Iniciatives Socials, SAL, entidad sin ánimo de lucro.

Su primer presidente fue Juan José López Burniol y después Pedro Olabarría, que se ha entregado totalmente. Pero esta historia no habría sido posible si no hubiésemos tirado del carro todos juntos. Kika Sauquet adjunta a Maria José, Joaquim y Carlos pueden ser los que más saben lo que hemos vivido.

Organigrama